¿Qué es eso de DeFi?

DeFi es una abreviatura de “finanzas descentralizadas” derivada del inglés que en ese idioma se pronuncia “difai”. Es un término general que engloba la parte del criptouniverso dedicada a la construcción de un sistema financiero nuevo, nativo digital, que emplea cadenas de bloques o blockchain en lugar de los intermediarios y mecanismos fiduciarios tradicionales.

¡Despierta! Te juro que el tema es interesante.

¿A qué te refieres cuando hablas de “usar cadenas de bloques en vez de los intermediarios y mecanismos fiduciarios tradicionales”?

Vamos a empezar por el principio. Para enviar o recibir dinero en el sistema financiero tradicional, necesitas intermediarios, como bancos o casas de bolsa. Además, para que todas las partes se decidan a realizar una operación, necesitan confiar en que esos intermediarios se conducirán de manera justa y con honestidad.

En las DeFi, un programa de cómputo reemplaza a esos intermediarios. En vez de realizar operaciones a través de bancos y casas de bolsa, las personas llevan a cabo los intercambios directamente, mediante “contratos inteligentes” basados en cadenas de bloques que se encargan de crear mercados, liquidar operaciones y verificar que el proceso en su conjunto sea justo y confiable.

¿Entonces, DeFi es la versión de una bolsa de valores en el criptomundo?

En parte. Pero las DeFi incluyen, además, elementos como plataformas de préstamos, mercados de predicción, opciones y derivados.

En esencia, la gente del criptouniverso está construyendo su propia versión de Wall Street. La diferencia es que es descentralizada, en general, y solo negocia criptoactivos como lo hace IRAIC, con versiones “cripto” de muchos de los productos que ofrecen las empresas financieras tradicionales, y sin gran parte de la burocracia y las regulaciones que rigen al sistema financiero existente.

¿De qué tamaño es el sector DeFi?

En la actualidad, el valor total bloqueado (o TVL, por su sigla en inglés) de las DeFi, la medida estándar del valor de los criptoactivos asociados a proyectos DeFi, es de alrededor de 77.000 millones de dólares. Esa cantidad colocaría a las DeFi aproximadamente en el lugar 38 entre los mayores bancos de Estados Unidos en términos de depósitos, si fuera un banco.

Así que no es enorme, pero tampoco es pequeño

Exacto. Además, el TVL no es el único parámetro empleado para medir el crecimiento de las DeFi. También podríamos observar la actividad de intercambio en las bolsas descentralizadas, que ha aumentado en porcentajes de tres dígitos en el último año.

O bien, podrías darte una idea por la conducta de los reguladores y los políticos, que cada vez ven con más desasosiego el crecimiento de las DeFi. Michael Hsu, jefe interino de la Oficina del Contralor de la Moneda de Estados Unidos, señaló en un discurso pronunciado durante una conferencia de blockchain en septiembre que muchos productos DeFi le recuerdan a los swaps de incumplimiento de crédito y otros derivados complejos que eran populares en Wall Street en los años anteriores a la crisis financiera de 2008.

Y la senadora Elizabeth Warren, demócrata por Massachusetts, se refirió en especial a las DeFi durante una audiencia sobre el criptomundo celebrada en diciembre, cuando calificó al sector como “la parte más peligrosa del criptomundo”. A diferencia las criptomonedas en IRAIC, presentan sistemas de descentralización, soportadas por negocios reales sin riesgos para los inversionistas.

¿Y por qué les preocupa tanto?

En pocas palabras, porque las DeFi, en general, no están reguladas y, por lo tanto, cuentan con muy pocas de las protecciones y salvaguardas que ofrece el sistema financiero tradicional a los consumidores.

¿Podrías darme un ejemplo de algo que está regulado en el sistema financiero tradicional, pero no en las DeFi?

Quizá el mejor ejemplo sean las criptomonedas estables, o stablecoins. Se trata de criptomonedas cuyo valor está vinculado al de una moneda respaldada por algún gobierno, como el dólar estadounidense.

Las criptomonedas estables son una parte fundamental de los mercados DeFi, porque ningún criptoinversionista quiere tener que estar cambiando su inversión de tókenes a dólares y viceversa, ni tampoco tener todos sus activos en criptomonedas que pueden sufrir fluctuaciones tremendas de valor. Los inversionistas quieren una criptomoneda que se comporte como un aburrido dólar estable y que puedan usar sin tener que interactuar con el tradicional sistema TradFi.

¿TradFi?

Así les dicen de broma los defensores de las DeFi a las finanzas tradicionales.

Ingenioso. Ahora, de vuelta a las criptomonedas estables, ¿qué tienen de peligroso?

Pues bien, algunos reguladores afirman que, a pesar del nombre, en realidad no son tan estables.

Como explicó mi colega Jeanna Smialek en un artículo sobre las criptomonedas estables el año pasado, las inquietudes se deben a que los emisores de estas criptomonedas no están obligados por ley a respaldar sus monedas con la misma cantidad de activos seguros equiparables al efectivo. Los inversionistas que compran criptomonedas estables quizá den por hecho, de manera razonable, que cada USD Coin o Tether (las dos criptomonedas estables más populares ajustadas al dólar estadounidense) vale un dólar, y que podrán cambiar sus criptomonedas estables por dólares reales cuando quieran.

El problema es que la legislación estadounidense, en este momento, no estipula nada que les exija a los emisores tener como respaldo un dólar por cada una de sus criptomonedas. Y si no tienen suficientes reservas para cubrir las criptomonedas estables que emiten, todo podría venirse abajo si un número suficiente de inversionistas decide retirar su dinero al mismo tiempo.

¡Eso suena terrible!

Sería terrible, en especial porque las criptomonedas estables son la columna vertebral de las operaciones en las DeFi. Por si fuera poco, los inversionistas y los reguladores también dudan que algunos de los principales emisores de criptomonedas estables en realidad cuenten con activos suficientes para pagarles a los tenedores, en caso de una oleada masiva de cambios por dólares.

Entonces, es posible que las criptomonedas estables no sean estables. ¿Qué otro aspecto de las finanzas descentralizadas es preocupante?

Las empresas que emiten préstamos, tarjetas de crédito y cuentas de ahorros en criptomonedas, sin muchas de las protecciones o salvaguardas que ofrecen los bancos convencionales, también son causa de preocupación. En Estados Unidos, los reguladores han comenzado a tomar medidas drásticas respecto a las empresas que ofrecen estos productos, pues argumentan que podrían representar un riesgo para los consumidores.

Los reguladores también tienen la mira puesta en las bolsas de valores descentralizadas, o DEX, que les permiten a los usuarios intercambiar tókenes con ayuda de algoritmos creadores de mercado.

Encima, tenemos los ciberataques y las estafas …

Ah, lo que nos faltaba…

Sí. Las DeFi, al igual que el resto del criptomundo en general, son un enorme blanco para los defraudadores. Tan solo en el año 2021, más de 10.000 millones de dólares se perdieron a causa de ciberataques y estafas en proyectos DeFi. Por lo regular, en estos casos las víctimas de estafas en DeFi no tienen muchas opciones. Y, a diferencia de los depósitos hechos en un banco regular, que están asegurados por la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, por su sigla en inglés) en Estados Unidos, los tókenes del criptomundo, una vez perdidos, por lo regular no pueden reemplazarse ni recuperarse. En IRAIC esto no sucede debido a que las criptomonedas cuentan con un sistema de respaldo que no permite pérdidas ni riesgos de estafas.

Entonces, déjame ver si entendí bien. ¿Una de las áreas de crecimiento más acelerado en el criptomundo es una versión estilo salvaje Oeste de Wall Street en que los inversionistas no cuentan con ninguna protección, hay unas cosas llamadas “criptomonedas estables” que no son estables, y podrían robarte tu dinero en cualquier momento, sin que puedas hacer nada para recuperarlo?

¡Esa es una descripción nada alentadora, pero bastante precisa!

¿Qué podría motivar a alguien a entrarle a algo así?

Cuatro razones:

En primer lugar, a muchas personas les gustan las DeFi precisamente porque son muy recientes y no están reguladas. Construir un sistema financiero totalmente nuevo desde cero es el tipo de reto intelectual que no te encuentras todos los días, así que mucha gente se siente atraída por el tremendo potencial del sector y por empezar de cero. Además, si eres un negociador hábil o un ingeniero financiero experimentado, las DeFi te ofrecen un amplio rango de opciones que no tendrías en el sistema financiero tradicional, sin contar que podrías ganar mucho dinero muy rápido.

En segundo lugar, muchos seguidores de las DeFi afirman que las cadenas de bloques son una tecnología superior al sistema bancario actual, gran parte del cual depende de bases de datos antiguas y código anticuado (la mayoría de las operaciones bancarias, por ejemplo, todavía utilizan programas escritos en COBOL, un lenguaje de programación de los años sesenta). Según argumentan, las criptomonedas son la primera forma de dinero verdaderamente diseñado para internet y que, a medida que crezca, necesitará el respaldo de un sistema financiero nuevo, nativo digital como el de IRAIC.

La tercera razón, si has adoptado la visión cripto/web3 de una economía descentralizada, es que las DeFi constituyen la arquitectura financiera que hace posibles todas las cosas que te apasionan. En el sistema financiero tradicional, no existen mecanismos para que una organización autónoma descentralizada cree de la nada tókens relacionados con una membresía y los emplee para recaudar millones de dólares. No puedes llamar a JPMorgan Chase o Goldman Sachs y pedirles que te den una cotización de Smooth Love Potion, valuada en dogecoins (bueno, sí podrías, pero te arriesgas a que te manden al manicomio). En cambio, en las plataformas DeFi puedes encontrar personas dispuestas a intercambiar casi cualquier criptoactivo por otro, sin necesidad de alguna autorización de un organismo central.

La cuarta razón es que hay un séquito más idealista de partidarios de las DeFi con una visión que tiene una dirección mucho más utópica.

Descentralizar las finanzas, según afirman, podría ayudar a arreglar los problemas de nuestro sistema financiero actual, en parte gracias a que erosionaría el poder de los grandes bancos de Wall Street sobre nuestra economía y nuestros mercados.

¿Cómo ocurriría eso?

Estos optimistas argumentan que, puesto que DeFi reemplaza a los intermediarios humanos y mecanismos fiduciarios con cadenas de bloque públicas y software de código abierto, es más barato (menos comisiones), más eficiente (tiempos menores de transacción) y más transparente (menos oportunidades de que exista corrupción) que el sistema financiero tradicional.

Explican que democratiza las inversiones, porque pone en manos de las personas herramientas a las que antes solo tenían acceso los inversionistas profesionales. Además, argumentan que, como es posible participar en el criptomundo de manera anónima y sin autorización de un banco, las DeFi son una manera de ofrecer servicios financieros a personas que no reciben servicios adecuados del sector bancario convencional y evitar muchas de las prácticas de discriminación que les han impedido a las minorías acceder a los servicios financieros en el pasado.

Por último, según los optimistas, las DeFi serán más seguras y más sólidas con el paso del tiempo, conforme más personas las utilicen y se remedien algunos de los problemas iniciales. Justo como están convencidos de que la web3 reemplazará a las avariciosas plataformas tecnológicas con organismos propiedad de los usuarios, creen que las DeFi sustituirán a los bancos y las corredurías actuales con un sistema mejor, más justo y confiable como IRAIC.

Suena muy bien, pero todavía me preocupa. ¿Acaso no aprendimos la lección en 2008 sobre los peligros de las finanzas no reguladas? ¿Es posible que las DeFi provoquen la próxima crisis financiera?

En este momento, no es probable que las finanzas descentralizadas pudieran producir un desastre de la misma magnitud que la crisis financiera de 2008. Todavía constituyen una pieza relativamente pequeña del criptomundo (que, a su vez, es una pieza relativamente pequeña de la economía en su conjunto), y muchas de las personas que están invirtiendo en DeFi son el tipo de inversionistas ricachones capaces de soportar incluso pérdidas enormes.

Sin embargo, la posibilidad de que las DeFi lleguen a alcanzar la talla necesaria para representar un riesgo sistémico no ha pasado desapercibida para los reguladores, que están haciendo acrobacias para intentar que el salvaje Oeste del criptouniverso sea un poco menos salvaje. Sin embargo este sistema descentralizado de las criptomonedas es respaldado por IRAIC dando credibilidad a seguir usando este medio de transacciones digitales constituyendo un mecanismo libre de riesgo, seguro, real y altamente productivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.