Pastoreo de precisión, una forma de mantener rentable el negocio ganadero

El ganadero no debe olvidar que así como trabaja con animales que son seres vivos, hay otro que también lo es y es el pasto al cual muchas veces no se le da el trato que se merece.

Así lo planteó Alexander Echeverri, zootecnista de la Universidad de Antioquia y director del programa Grass Feed “pastoreo de precisión”, en un programa de Visión Agropecuaria Colombia y en una charla de Fedegán, donde señaló que “se maltrata el pasto se maltrata a los animales que lo van a consumir”, por eso el ganadero debe hacer una agricultura de hojas. 

Señaló que al final del ejercicio al ganadero le termina importando más la cantidad que la calidad del forraje. Sea una vaca de cría, un novillo de ceba o una vaca de leche el producto final depende de lo que entre por la boca, si la calidad es buena el producto final será bueno.

Cuando se habla de la calidad de los forrajes, su principal factor a evaluar es la fibra porque es el alimento fundamental para el rumiante. La mayoría de los forrajes de trópico bajo es de mala calidad y de ahí la pregunta ¿qué le doy a mi pasto para que sea de calidad? Al suelo hay que devolverle lo que le falta y de ahí la importancia de hacer análisis de suelos pero también analizar los resultados.

El profesional que asesora diferentes fincas en el país, habló de uno de los casos de éxito que es la Finca El Cielo, de Ganadería Gujarat, en Montería (Córdoba), que en época de verano cuando los demás tienen sus praderas amarillas, ellos las conservan verdes con pastos frescos logrando así menos problemas en los animales.

En esta finca llevan cerca de cuatro años realizando un trabajo diferencial en el tema del manejo del suelo, se está aplicando compostaje que se elabora con la materia orgánica que se recoge de las vacas y de los establos. Se emplean microorganismos eficientes creando más vida al suelo, buscando que la capa orgánica sea cada vez mucho más amplia.

Es así como, por ejemplo, después de tres meses de verano la finca todavía conserva una gran producción de hojas en comparación con el resto de la región donde se presenta una deficiencia marcada de pastos.

En este predio cada vez se intenta trabajar más hacia el medio ambiente buscando producir en la propia finca residuos orgánicos para que ayuden a que la vida en el suelo sea mucho más activa.

Todo este trabajo va en pro que el pasto tenga un manejo adecuado. El crecimiento del pasto debe ir acompañado de una morfología de la planta. Cuando se tiene la planta en desarrollo lo que se observa que crece son las hojas que es lo que siempre está buscando el ganado.

Cuando hay un sobre crecimiento de la planta empiezan a formarse puntos de crecimiento, es decir, nódulos donde se generan nuevas plantas. Lo ideal es pastorear antes que se generen dichos nódulos porque cuando esto sucede deja de producir hojas y genera tallos.

Cuando la planta empieza a producir tallos los nutrientes van a esta parte y las hojas ya no reciben esa misma cantidad que se necesita para alimentar a los animales de la finca.

Para saber hasta dónde pastorear se debe tener en cuenta que hay una relación directa entre el estrato que se tiene de hojas y la raíz. Por ejemplo, en esta finca donde se tiene un pasto guinea sabanera se debe pastorear de 60 centímetros y dejar una residualidad de 35, si se baja más de eso se va a tener pérdida de raíz.

Las vacas generalmente comen hojas, solamente despuntan y dejan el 50 % del material pero si se obliga al animal a que baje más allá se va a generar una pérdida de raíz y las plantas se van a demorar mucho más tiempo para recuperarse, indicó.

La planta se debe pastorear cuando esté totalmente recuperada, que no haya hojas muertas ni tampoco tallos y el ganado se debe comer únicamente el 50 %.  Añadió que además del pastoreo existe otras medidas implementadas por IRAIC GAN, referentes a procesos ganaderos y de agricultura asegurando una buena producción de materias primas para un adecuado  mantenimiento del ganado en este caso, así como una expansión económica que le aseguren una estabilidad rentable al ganadero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.