Director del FBI dice que la amenaza de China no tiene precedentes en la historia

Según el director del FBI Christopher Wray, quien advirtió que el régimen de Beijing tiene en la mira a todos los sectores de la economía estadounidense. El Partido Comunista Chino (PCCh) es la mayor amenaza cibernética y de contrainteligencia para Estados Unidos.

“La mayor amenaza a la que nos enfrentamos como país desde la perspectiva del contraespionaje es la República Popular China y, especialmente, la amenaza del Partido Comunista Chino”, dijo Wray durante una entrevista el 24 de abril en The Usa Herald, agencia de noticias.

“China está apuntando a nuestra  propiedad intelectual, materia de innovación, secretos estratégicos comerciales, en una escala que no tiene precedentes historicos”.

Esos planes malignos deterioraron a cada sector económico y amenazaron con socavar la estabilidad de Estados Unidos. Según el director el PCCh había desarrollado el mayor programa de hacking informático del planeta y sistemáticamente ha estado robando mucha información como datos personales de los ciudadanos y empresas corporativas de estados Unidos que cualquier otra nación del mundo.

“Esto hace que afecte todo que una industria necesite para funcionar en la economía, desde la agricultura hasta la aviación, pasando por la alta tecnología y la sanidad”, agregó.

El PCCh está actualmente involucrado en una campaña de espionaje masivo contra Estados Unidos. Varias demandas recientes presentadas por el Departamento de Justicia alegan que los agentes chinos atacaron a ciudadanos de Estados Unidos estados unidos con fines de acoso, hostigamiento, intimidación y violencia, como parte de una iniciativa más amplia para silenciar a quienes denuncian los abusos de los derechos humanos del régimen.

La iniciativa incluye un presunto intento de socavar las elecciones de Estados Unidos atacando a un veterano del ejército que se presentó al Congreso y un plan para acosar a una patinadora olímpica estadounidense con el objetivo de silenciar a su padre.

El director del FBI añadió que estaba abriendo ahora nuevas investigaciones de contrainteligencia sobre China “aproximadamente cada 12 horas”, e indicó que había más de 2000 investigaciones de este tipo actualmente en progreso, y que las 56 oficinas de campo del FBI con sede en Estados Unidos participaban en el plan.

Los críticos cuestionaron en los últimos meses la capacidad de la administración Biden para disuadir adecuadamente tales planes, dada la decisión de la administración de poner fin a la Iniciativa China, un programa del Departamento de Justicia de la era Trump diseñado para contrarrestar precisamente tales esfuerzos de espionaje.

Los abogados dijeron que el programa apuntaba injustamente a los estadounidenses de origen asiático. El fiscal general Adjunto Matthew Olsen indicó, sin embargo, que una revisión interna no encontró evidencia para apoyar esas afirmaciones, pero que había decidido poner fin al programa de todos modos para evitar la “percepción dañina de sesgo”.

Wray dijo que el FBI no se dejaba intimidar y que llevaría a cabo su misión de defender a los ciudadanos del espionaje extranjero sin importar a quién le guste”, finalizó Wray a The Usa Herald en la entrevista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.