contador gratuito
No icon

Tecnología

Batería del celular, Mitos y verdades

Para cuidar la batería del teléfono, diferenciar las mentiras y verdades que se dicen sobre la carga y tomar una decisión a la hora de comprar un celular hay que saber lo que pasa cada vez que usted conecta ese aparato.

La química está en todas partes y es ahí por donde hay que empezar. En las baterías de iones de litio, el material que utilizan la mayoría de fabricantes, hay tres componentes: el litio, el carbono y el flujo de electrones. “Cuando uno carga el teléfono los electrones se mueven del litio al carbono y se pegan allá, cuando se descarga sucede el flujo de forma inversa”, explica la doctora en química Rosa Chávez-Santos, quien trabaja en el Instituto de Ciencias Nucleares de la U. Nacional Autónoma de México.

Algunos dicen que darle microcargas a la batería hace que funcione mejor. Dejarlo media hora conectado y usarlo, por ejemplo. Pero Valentín Restrepo, ingeniero electrónico y docente de microelectrónica de la Pontificia Bolivariana, argumenta que esto es un mito. Imagine que cuando le da microcargas al teléfono lo que hace es mover más los electrones de un lado a otro. “No está probado el efecto que tiene eso en las baterías actuales”.

Lo que sí tiene que evitar, advierte, son los extremos. Es decir, dejar que la batería se descargue por completo o que permanezca conectado cuando llegue a cien. Esto porque si los electrones se quedan concentrados en un solo lado por mucho tiempo se pueden cristalizar. Ahí es cuando aparecen las baterías infladas o que incluso explotan.

Aunque típicamente se llama cargador al cable que le presta su compañero de trabajo o ese que lleva en el carro para ganar batería cuando va de un lugar a otro, el verdadero cargador es un chip que está dentro del teléfono. Ese es el que le transmite la corriente a la batería.

Cada fabricante configura los valores de sus cables originales de acuerdo con ese chip. Por eso si su teléfono tiene menos de cinco años y utiliza el original, es posible que este sea inteligente y cuando llegue a 100 detenga la transmisión de energía automáticamente. “Ahí no es mito que es mejor utilizarlos estos”, señala Restrepo.

Los genéricos están configurados con valores estándar que pueden quemar ese chip porque le entrega más o menos corriente del que está preparado para recibir. Lo que se daña es el sistema de gestión de baterías, que es el cerebro, sin él no se sabe cómo entregar la energía ni cómo recibirla, afirma Vladimir Martínez, académico del laboratorio de investigación en nanomateriales para el energía de la UPB. Cuando eso pasa el celular puede estar conectado y apagarse, o dice tener 90 de batería y se apaga en medio de una llamada importante.

Cuando busca un celular de gama media o alta, los vendedores suelen repetir dos palabras sobre la batería: miliamperios (mAh) y vatios (W), esta última para hablar de supercargadores.

Imagine que los miliamperios son un chocolate. El celular se come uno para escuchar una canción, pero 5 para ver un video. Los modelos de gama media y alta lanzados en el último año tienen capacidades entre 4.000 y 5.000 mAh. Apple, por dar un ejemplo, dice que con 4.000 mAh permite hasta 18 horas de reproducción de video. Pero la duración siempre será relativa al uso de cada quien y cuáles herramientas como geolocalización, brillo y asistentes virtuales estén activados constantemente, advierten los investigadores.

El que más potencia tiene en el mercado es el Energizer Power Max P18K Pop, un teléfono de la fabricante de pilas, que tiene 18.000 mAh.

También están las tecnologías de supercarga, que las fabricantes ponen en términos de vatios (W). Algunas como Huawei prometen darle el 85 de carga en 30 minutos con 40W; por su parte, Motorola dice que con 45W lo carga de 0 a 100 en 10 minutos.

En este punto, Restrepo señala que las tecnologías de supercarga sí tienen una repercusión en el rendimiento de la batería porque estas se estresan. “Hay que ser cuidadoso con estas promesas, como son tan nuevas solo podremos ver sus efectos en unos años”, enfatiza el investigador.

Si es usuario Apple, vaya a configuración, batería y seleccione la opción condición. Ahí aparece un porcentaje que dice capacidad máxima. Moncada señala que si es menor a 80 es recomendable pensar en un cambio. Recuerde que esta fabricante no vende los componentes originales sino unos certificados y otros genéricos. El técnico dice que la batería de mejor calidad puede costar 200.000 pesos. Si el valor en su batería es normal y el teléfono no carga bien al conectarlo, puede ser que las entradas estén sucias. En los centros de reparación hacen limpiezas integrales de los orificios del teléfono. Los precios pueden variar entre 80.000 y 120.000. Android no permite ver la condición de la batería, pero puede descargar la app Ampere para revisarla.

 

Comment As:

Comment (0)