contador gratuito
No icon

Internacional

Según la ONU, más de 260 millones de adultos en el mundo consumen drogas

"Hay más personas consumiendo drogas, más sustancias y más tipos de estupefacientes que nunca", resume la situación la nueva directora ejecutiva de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (ONUDD), Ghada Waly.

Las restricciones impuestas en todo el mundo por la pandemia de COVID-19 han alterado no solo la economía global sino también el mercado mundial de drogas, señala un informe de las Naciones Unidas difundido en Viena.

Este es uno de los aspectos fundamentales del último Informe Mundial sobre Drogas que muestra una situación cada vez más compleja, con las drogas tradicionales, como la cocaína, la heroína y el cannabis, en máximos históricos y la proliferación de sustancias sintéticas.

"El mercado de drogas se está volviendo cada vez más complejo. Sustancias de origen vegetal como el cannabis, la cocaína y heroína se unen a cientos de drogas sintéticas, muchas sin control internacional", expone el informe.

También aumenta el consumo de drogas farmacéuticas en algunos casos falsificaciones con fines recreativos o sin supervisión médica, algo que ha causado en los últimos años decenas de miles de muertos en Estados Unidos.

Para el 2018 la ONU calcula que había unos 269 millones de consumidores de drogas en el mundo, lo que equivale al 5,4 por ciento de la población adulta mundial. Una de cada 19 personas del planeta. Esa cifra es un 30 por ciento mayor que en 2009, mientras que más de 35 millones de personas padecen trastornos graves por drogadicción.

El cannabis sigue siendo la droga más popular del mundo con 192 millones de consumidores, pero los opioides, como la heroína o sus análogos, son los más letales ya que están detrás de dos tercios de las muertes.

La ONU también apunta a diferencias sociales: mientras que la mayor prevalencia de consumo se da en las capas más favorecidas, los problemas más graves de drogadicción se registran sobre todo entre los más pobres.

Debido a las restricciones para frenar la COVID-19, los narcotraficantes buscan nuevas rutas y métodos, y las actividades a través de la denominada "red oscura" de Internet y los envíos por correo han podido aumentar, señala el informe.

 

Comment As:

Comment (0)