contador gratuito
No icon

El descendiente del famoso narcotraficante, de 28 años, es miembro activo del cártel de Sinaloa

Detención y posterior liberación de un hijo de El Chapo

Militares y criminales se enfrentan a tiros durante horas en las calles de Culiacán.
Con la captura de Ovidio Guzmán López, alias el Ratón, hijo del famoso narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, se desató este jueves una ola de violencia en la ciudad de Culiacán, capital del Estado mexicano de Sinaloa, donde el crimen organizado provocó tiroteos e incendios. Ovidio Guzmán, de 28 años, que fue finalmente puesto en libertad es miembro activo del cártel de Sinaloa, que fue liderado por su padre, el Chapo, quien cumple cadena perpetua en un penal de máxima seguridad en Estados Unidos.

Un enfrentamiento entre miembros de la Guardia Nacional y criminales, la incertidumbre y el caos se apoderaron de la capital de Sinaloa y se extendió por todo el país en la medida en que las imágenes de las balaceras, con armas de gran calibre, se propagaron por las redes sociales. En un primer momento se informó de la detención del hijo de El Chapo y horas después, trascendió su liberación para que los enfrentamientos no fueran a mayores. El presidente Andrés Manuel López Obrador ha defendido la decisión de liberar al narcotraficante que tomó su gabinete de seguridad para frenar los ataques del crimen organizado. No puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de unas personas, ha dicho durante su conferencia matutina.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció en febrero pasado que Ovidio Guzmán López, hijo del Chapo y de su segunda esposa, Griselda López, había sido imputado por cargos de narcotráfico. En la acusación se alegó que Ovidio Guzmán y su hermano mayor, Joaquín Guzmán López, de 34 años, presuntamente conspiraron entre abril de 2008 y abril de 2018 para distribuir cocaína, metanfetamina y marihuana desde México y otros lugares para su importación a Estados Unidos.

La confusión sobre lo que sucedió es total. Según la versión oficial, divulgada por el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, una patrulla de la Guardia Nacional, integrada por unos 30 miembros, realizaba un patrullaje de rutina en el fraccionamiento de Tres Ríos, en Culiacán, cuando, en torno a las 15.30 fueron agredidos desde una vivienda. Los militares, siempre según la versión de Durazo, repelieron el ataque y tomaron el control de la vivienda. Dentro había cuatro personas. “Se identificó a uno como Ovidio Guzmán”, aseguró Durazo. Antes de publicarse el mensaje del secretario, comenzó a circular una foto de Guzmán presuntamente después de su arresto.

Tras tomar el control de la vivienda, varios grupos rodearon la misma con una fuerza mayor que la de la patrulla, explicó Durazo. Al mismo tiempo, otros grupos realizaron acciones violentas contra la ciudadanía en diversos puntos de la ciudad generando una situación de pánico, incidió. Ante esta situación, el secretario aseguró que se acordó, suspender acciones para salvaguardar a la sociedad de Culiacán, una ciudad de 800.000 personas, sin aclarar si eso implicaba la liberación del detenido. 

La región más afectada por los enfrentamientos fue la exclusiva zona de Tres Ríos, cercana a la Fiscalía General del Estado, y posteriormente, en la calle Enrique Sánchez Alonso Universitarios. El analista Alejandro Hope dijo a Milenio televisión que las autoridades militares no elaboraron un cerco de seguridad y subestimaron la capacidad de fuego de los grupos criminales tras la detención. En algunos audios difundidos por los usuarios se escucha a la población anunciando que bajaron más de 100 camionetas de la sierra para rescatar al hijo de El Chapo y advierten de que habrá mucho muerto.

 

Comment As:

Comment (0)