Síntomas silenciosos pueden afectar de muchas maneras la vivencia de los seres humanos. Más allá de los efectos que puede tener el covid como tal, las secuelas mentales que ha dejado la pandemia en la vida de las personas parecen otro problema que la ciencia y la población deben vigilar. 

Tras la pandemia, los reportes señalan que las personas afectadas por trastornos de depresión y ansiedad subieron hasta en un 25% según el último informe global que lanzó la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además, según el mismo reporte, alrededor del 14% de los adolescentes en el planeta actualmente viven con un trastorno mental.

Todas estas cifras evidencian que la salud mental en el mundo empeoró durante la pandemia y aún hay mucho por hacer. Las cifras son inquietantes. Aproximadamente mil millones de personas tienen algún problema mental, mientras que una de cada cincuenta muertes en el mundo es por suicidio, siendo el 58% de los fallecidos personas que tienen menos de 50 años. 

Igualmente, otros trastornos también tuvieron un aumento importante. Por ejemplo, hiperactividad y déficit de atención con un 8,8% , padecimientos mentales del desarrollo con 11%, y el trastorno bipolar con el 4,1%. También se reporta que las consultas en  psiquiatría y psicología registraron un aumento constante desde el inicio de la pandemia, por lo cual la OMS ha lanzado alertas para que los gobiernos intensifiquen el cuidado de la salud mental de los habitantes de sus países.

Con la concentración del aparato sanitario en la pandemia de la covid-19, mucha gente dejó de recibir la atención necesaria para poder tratar sus padecimientos mentales y el dinero que se destina para las enfermedades mentales en el mundo es reducido. Por ejemplo, el 71% de pacientes con psicosis no reciben ayuda de ningún tipo. Pero la situación cambia dependiendo del contexto.

Teniendo en cuenta que en territorios de escasos recursos hay alrededor de un psiquiatra por cada 200.000 habitantes, cifra que en los países altamente desarrollados es opuesta. Es así como en países ricos el porcentaje de personas que son tratadas contra la psicosis es del 70%, mientras que en naciones pobres este llega apenas al 12%. 

Según cifras de Unicef, el 27% de los menores de edad en el mundo reportaron haber sufrido de algún episodio de ansiedad durante la pandemia. Los jóvenes y niños tampoco se escapan de los efectos sobre la salud mental en la pandemia. Mientras que también se dice que el 15% de la población joven vive el día a día con algún trastorno mental diagnosticado.

Se reporta que los síntomas más comunes que se han vivido durante la pandemia fueron los de estrés, ansiedad, miedo, tristeza y soledad según la Clínica Mayo. Mientras es posible que en muchas personas empeoren los trastornos de salud mental, que incluyen la ansiedad y la depresión. Por lo que se pide una política más adecuada con el momento que se vive.

Las soluciones no parecen tan fáciles, pero desde la OMS se pide aumentar la inversión gubernamental en este rubro y apoyar con el desarrollo de programas públicos para aprender a lidiar de manera responsable con estos trastornos. Además, recomiendan que se dé un trato más humano a las enfermedades mentales en ambientes como las casas, trabajos y escuelas.  Informó Cartagena Herald, agencia de noticias e información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.