contador gratuito
No icon

Una investigación revela que un tercio de los analistas teme un retroceso en la vida de las personas

¿Se encuentra en riesgo nuestro bienestar por la transformación digital?

El progreso tecnológico parece no detenerse. No hay esfera de la vida humana que permanezca ajena a los sucesivos avances. Se supone que la transformación digitaly la denominada cuarta revolución industrial (o industria 4.0) llevan aparejados todo tipo de adelantos. Sin embargo, una investigación llevada a cabo entre 1.150 expertos internacionales cuestiona esta interpretación. Así, menos de la mitad de estos analistas (en concreto, el 47%) sostiene que los ciudadanos vivirán mejor gracias a estas innovaciones.

En el informe del centro Pew del que proceden estos datos puede leerse que prácticamente un tercio de los participantes en este estudio (32%) considera que habrá un retroceso en el “bienestar”de las personas. Alrededor de una quinta parte de estos especialistas (21%) se limita a constatar que habrá numerosas modificaciones, pero no se atreve a caracterizarlas y calificarlas. Así pues, los entendidos en estas materias (inteligencia artificial, aprendizaje automático, robótica, realidad virtual, internet de las cosas, big data, etc.) no se ponen de acuerdo con respecto a su alcance y su repercusión.

La posición de cada uno de estos grupos no es monolítica. Los más optimistas admiten que los riesgos acechan desde múltiples frentes. Y los más escépticos reconocen que, a pesar de todo, el universo digital presenta muchas y variadas ventajas. Los expertos cuya lectura de la transformación es eminentemente positiva recuerdan que ahora hay más recursos accesibles que en cualquier otra época de la historia: para la sanidad, la educación, la ciencia, la investigación, el transporte, la logística, etc. También en lo personal hay un gran margen para evolucionar.

Los déficits de lo tecnológico detectados en este trabajo son igualmente abundantes. Los entrevistados se muestran preocupados porque las capacidades cognitivas individuales están siendo “desafiadas”, por ejemplo, en el pensamiento analítico, la creatividad, la reflexión, la memoria y la recuperación mental. Otra amenaza ampliamente tratada en el documento del centro Pew es la adicción. En el texto se puede leer que las empresas de la red “están organizadas en torno a las herramientas de dosificación de dopamina diseñadas para enganchar al público”.

Además, se establece la siguiente cadena: la sobrecarga de información supone una disminución de la confianza y de las habilidades que se manifiestan cara a cara, de manera que se incrementa el estrés, crece la ansiedad y se llega a la depresión, el insomnio, etc. Los más críticos piensan que los peligros se extienden hasta la privacidad, la seguridad y la democracia.

Un diagnóstico tan tremendista requiere propuestas de solución: “reimaginar sistemas” y “reinventar la tecnología” son algunas de las citadas. No obstante, esos remedios son, para la mayoría, demasiado abstractos. No sólo se trata de ajustar softwareyhadware. Más bien, a su entender, habría que implicar de verdad a los gobiernos e impulsar reformas a través de leyes, normas, directrices y códigos de conducta. La formación sería otro pilar básico de esta nueva era, más apropiada y saludable.

Comment As:

Comment (0)