contador gratuito
No icon

Entre los heridos se encontraba en estado grave una mujer española, que finalmente ha muerto

Al menos tres muertos, entre ellos una española, tras una fuerte explosión en una panadería de París

Con París en estado de sitio, tomado por las fuerzas del orden, que temen estallidos de violencia «amarilla», a las 9 de la mañana se produjo una violentísima explosión en una panadería del distrito IX, en la calle Montion, causando tres muertos, y 47 heridos, tal como ha confirmado el ministro de Interior francés. En un primer momento, el titular ha hablado de cuatro muertos, pero luego ha rectificado y ha informado de que se trata de dos bomberos. Una mujer de nacionalidad española había resultado herida grave. Finalmente ha muerto, tal como ha confirmado el Ministerio de Exteriores.

Además, hay dos españoles heridos. Un hombre y una mujer que se encuentran hospitalizados. El consulado español está en contacto con ambos y con sus familias, según han informado fuentes de Exteriores, según informa Ep.

«Como un terremoto»
«Estaba dormido y escuché algo que me pareció un terremoto, de una violencia inaudita», ha declarado a la Agencia France Press (AFP) un vecino que ha preferido no identificarse.

Los primeros testimonios confirman la dimensión excepcional de la explosión, de origen desconocido: los alrededores de la panadería víctima de la explosión han sufrido daños apreciables, con varios incendios sofocados expeditivamente por los bomberos.

«El balance humano es muy grave», ha comenzado por declarar Christophe Castaner, ministro del Interior.

Más de doscientos bomberos y un centenar de policías comenzaron con extrema celeridad los trabajos de evacuación del edificio de la panadería, intentando buscar indicios del origen último de la explosión, en un barrio donde viven muchos judíos de origen norte africano, muy cerca del legendario «Folies Bergère».

A la gravedad de la explosión, se añade, en este caso, el clima de gran tensión que viven Francia y París, al comienzo de una nueva tornada de movilización de la franquicia de los chalecos amarillos.

Édouard Philippe, primer ministro, jefe de Gobierno, Christophe Castaner, ministro del Interior, y Anne Hidalgo, alcaldesa de París, se presentaron muy pronto en el lugar de la explosión, para mejor subrayar la emoción parisina y nacional, al comienzo de un fin de semana que se anuncia muy tenso e imprevisible.

Comment As:

Comment (0)