contador gratuito
No icon

El presidente desmiente a su exabogado Michael Cohen, que según medios estadounidenses sostiene que

Trump niega que supiera de la reunión de su equipo de campaña con una abogada rusa

La trama rusa sigue pisándole los talones a Trump y el presidente de EE UU continúa reiterando que fue ajeno a toda posible colusión entre su equipo y Moscú durante la campaña presidencial de 2016.

Este viernes Trump ha salido al cruce de las informaciones de CNN y NBC que aseguran que su exabogado Michael Cohen afirma que el entonces candidato dio su plácet personal a una reunión entre su hijo Donald Jr. y una abogada rusa que supuestamente tenía material comprometedor sobre su rival electoral, Hillary Clinton. "Yo NO sabía de la reunión con mi hijo, Don Jr.", ha escrito en Twitter, añadiendo que "alguien está tratando de inventar historias". Mientras la tormenta rusa lo azota en casa, Trump sigue tendiendo la mano hacia fuera al ojo de su huracán: el presidente ruso Vladímir Putin. El mandatario de EE UU, ha anunciado la Casa Blanca esta mañana, está abierto a hacer una visita oficial a Moscú si recibe una invitación. Horas antes, Putin había declarado que estaba "listo" para ir a ver a Trump a Washington.

La reunión de 2016 tuvo lugar en junio, a cinco meses de las elecciones, en la Torre Trump de Nueva York. Cohen no estuvo presente, pero según revela CNN con base en fuentes anónimas el exabogado tiene información que está dispuesto a aportar al fiscal especial Robert Mueller, a cargo de la investigación sobre la trama rusa. Aquel encuentro en la Torre Trump es uno de los meollos de las pesquisas de Mueller y el testimonio de Cohen podría poner en aprietos a Trump.

Donald Trump Jr. y otros miembros del equipo del candidato republicano –entre ellos su jefe de campaña Paul Manafort y su yerno Jared Kushner– recibieron en su sede empresarial de Manhattan a Natalia Veselnitskaya, que en los correos enviados al hijo de Trump para organizar la cita fue presentada como una "abogada del Gobierno ruso" con trapos sucios sobre Clinton y que actuaba como "parte del apoyo de Rusia y su Gobierno a Trump".

En una comparecencia ante el Comité Judicial del Senado en septiembre del año pasado, Donald Jr. sostuvo que aceptó la cita interesado en lo que pudieran contarle sobre la candidata demócrata y aseguró que finalmente no sacó del encuentro ninguna información de provecho. Cuando le preguntaron si no le pareció delicado entrar en medio de la campaña en contactos de esa clase con una representante del Kremlin, dijo que no creyó que tuviera nada problemático.

Veselnitskaya, según ha revelado esta semana The Associated Press, estaba todavía más involucrada en el aparato ruso de lo que se sabía hasta ahora. La agencia señala que de acuerdo con correos, transcripciones y documentos legales, la misteriosa mensajera era una abogada con conexiones de altos vuelos en Moscú que había trabajado para juristas del Kremlin y había recibido ayuda de personal del Ministerio del Interior para un caso de su despacho.

Cohen se está volviendo una pesadilla para Trump. Es un hombre que estuvo en su círculo más íntimo y ha girado los cañones hacia él. El martes se difundió una grabación  aportada por Cohen de una conversación en la que Trump y él supuestamente trataban en plena campaña los detalles de un pago para silenciar una relación extramarital del candidato. El abogado está siendo investigado por presunto fraude bancario y violación de normas en la financiación de campañas por silenciar con dinero antiguos idilios del candidato para blindar su imagen.

Comment As:

Comment (0)