contador gratuito
No icon

La campaña 'Marcha Google por el cambio real' ha llamado a los empleados a que paren en 78 oficinas

Los trabajadores de Google protestan contra el trato al acoso sexual en la compañía

Sobre la mesa de trabajo de centenares de trabajadores de Google ha aparecido esta mañana notas idénticas: "No estoy en mi puesto porque voy a marchar en solidaridad con otros trabajadores y con proveedores de Google para protestar contra el acoso sexual (...) Volveré luego". La medida forma parte de una protesta global que ha convocado a trabajadores y proveedores del gigante tecnológico como crítica contra la gestión de los casos de acoso sexual en la empresa, que ha provocado 48 despidos en los dos últimos años.


Los organizadores de Marcha de Google por un cambio real, el nombre en español de la iniciativa, confían en que protesten unos 1.500 empleados, según recoge The New York Times, distribuidos en las 78 de oficinas de la compañía en todo el mundo. Alphabet, la empresa paraguas de Google, cuenta con más de 88.000 empleados a tiempo completo.


La convocatoria establece que los paros de protesta se celebren exactamente a las 11.10 de la mañana, hora local de cada sede. Por ese motivo, la oficina más madrugadora ha sido la de Tokio, la ubicada más al este. La iniciativa ha publicado en su cuenta de Twitter imágenes de las manifestaciones, con un seguimiento desigual, de Singapur, Haifa (Israel), Zúrich (Suiza), Berlín, Londres o Dublín. En Madrid, donde hoy es festivo, no se va a celebrar la protesta, informan fuentes de la compañía. 

La protesta tiene lugar una semana después de que el diario The New York Times publicara que la compañía había ocultado que Andy Rubin, el creador de Android, había sido acusado por una compañera con la que mantuvo una relación de haberla forzado a practicar sexo oral. Google dio crédito a los testimonios sobre el caso, pero no lo hizo público. Rubin dejó la compañía en octubre de 2014 entre halagos del director ejecutivo de Alphabet, Larry Page, y con una indemnización de 90 millones de dólares (unos 79 millones de euros).

Este miércoles la empresa tecnológica despidió a otro acusado de acoso sexual, un directivo del X Lab, una de las divisiones de Google. Rich DeVaul, ha confirmado Alphabet, ha sido expulsado de su puesto sin recibir indemnización.
La iniciativa lamenta también la que considera mala gestión interna de la compañía del comportamiento inadecuado, y acusa falta de transparencia y desigualdades hacia las mujeres en la cultura corporativa.

En declaraciones una directora de marketing de producto en el portal YouTube (propiedad de Google), Claire Stapleton ha subrayado los motivos de la protesta: "No queremos sentirnos desiguales o que ya no se nos respeta", ha apuntado. "La cultura [corporativa] de Google es famosa, pero en realidad no se dan unos mínimos de respeto, justicia y equidad para cada una de las personas que trabaja aquí", ha añadido.

El paro de los trabajadores también reivindica el fin de la brecha salarial entre hombres y mujeres, que la compañía publique un informe de transparencia sobre los casos de acoso sexual constatados, que se mejore la manera de hacerlos públicos o que el director de diversidad de la empresa pueda remitir recomendaciones directamente a la junta directiva.

La desigualdad por sexos en Silicon Valley ha suscitado las críticas del movimiento feminista, no solo por los casos de acoso sexual hacia las mujeres en empresas como la mencionada Google, Uber o AdRoll, sino también por la escasa presencia femenina en las plantillas y las ejecutivas de las compañías. En el caso de Google, trabajadores de la compañía ya se han levantado contra la empresa en el pasado, aunque por otros motivos: se mostraron contrarios a los contratos de colaboración de la compañía con el Pentágono para desarrollar proyectos de inteligencia artificial de uso militar o por la posibilidad de que el buscador, prohibido en China, desarrollara una versión censurada para el país asiático.

Comment As:

Comment (0)