contador gratuito
No icon

Alertan de que las bacterias se están haciendo resistentes a los desinfectantes de los hospitales

Los jabones desinfectantes con alcohol son parte del inventario básico hospitalario. Su uso se extendió en los últimos años al descubrir su efectividad para prevenir infecciones. Sin embargo, el estudio realizado por un grupo de investigadores australianos ha detectado que algunas bacterias se están haciendo resistentes a su uso y que es necesario buscar alternativas.

Está comprobado que con la utilización de estos jabones con alcohol han descendido las tasas de infecciones hospitalarias por Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM). Sin embargo, como revela un estudio de laboratorio realizado en la Universidad de Melbourne, el problema estaría en las superbacterias conocidas como enterococos resistentes a la vancomicina o VRE, que se han hecho más resistes al alcohol provocando que estos jabones de manos puedan perder su eficiencia.

Timothy Stinear, lo advierte. “Esta es una llamada de atención para los equipos de hospitales de control de infecciones de todo el mundoque, si desean controlar la aparición del VRE, necesitan hacer más que solo confiar en sus desinfectantes a base de alcohol”, ha declarado. Como complemento a este sistema recomienda sugiere otros desinfectantes con cloro, por ejemplo.

Un infección por VRE resulta realmente difícil de tratar y puede llegar a causar la muerte del paciente, aunque solo afecta a personas “susceptibles” y no a sanas. “El problema con VRE es que puede colonizar el intestino y luego entrar al torrente sanguíneo de los pacientes y causar sepsis, infección del torrente sanguíneo, y es muy difícil deshacerse de él porque es resistente a casi todos los antibióticos”.

Para analizar la efectividad de estos jabones tomaron 139 muestras de dos hospitales australianos recogidas entre 1997 y 2015 y les aplicaron el producto. Lo que descubrieron es que a partir de 2010, cuando este jabón llevaba una década usándose en los centros hospitalarios del país, esta bacteria era hasta 10 veces más tolerante.

Repitieron el experimento con ratones y usando un jabón con la misma concentración de alcohol que el de los hospitales. Lo que hicieron fue coger cuatro aislamientos de Enterococcus faecium (dos de ellos ya habían demostrado ser tolerantes), los expandieron en unas jaulas en las que soltaron después ratones. Pero antes limpiaron la superficie con el jabón. Una hora después se sacó a los animales y tras una semana de haber estado expuestos se examinó su intestino en busca de la bacteria.

La conclusión de los resultados fue que las muestras que habían demostrado una mayor tolerancia alcohol resistían mejor la limpieza y una parte de los ratones que estuvieron expuestos en esas jaulas tenía la bacteria en su intestino. Desde el equipo que ha realizado la investigación señalan que habría que estudiar si esto ocurre con los jabones que se usan en otros países, no solo Australia.

 

Comment As:

Comment (0)